• Inconmensurables profundidades de la depravación y maldad a la que el hombre puede caer. Napoleón I